Minientrada

Las palabras hirientes

¿Qué nos duelen más las palabras o los hechos? Supongo que muchos diréis que depende, y que pende  de muchas cosas: de las palabras elegidas, de la persona que las diga, de la persona que lo haga, del contexto, del tono, de la expresión corporal o facial…Personalmente creo que las palabras hieren más que los hechos. Duele más lo que decimos o no decimos que lo que hacemos, porque lo que decimos es un reflejo de lo que pensamos y por lo tanto un preludio verbal de nuestros actos.

Hay palabras que me duelen, incluso cuando no se refieren a mí. No se si es que sufro una hipersensibilidad léxica, o un exceso de susceptibilidad por lo que dicen o hacen los demás a otros; pero hay formas de etiquetar  que indignan y duelen.

Os invito a echar un ojo a la siguiente imagen y os pido disculpas por su baja calidad. Está sacada de un menú de Vueling, y como debe ser el texto aparece en inglés y en español. Por favor, leedlo en los dos idiomas. Os lo transcrivo a pie de foto para que no os maréis al leerlo.

Imagen

Vueling colabora con Cuina Justa en la elaboración de la ensalada Roma. Detrás de cada producto saludable, artesano y justo de Cuina Justa hay 230 trabajadores, de los cuales más del 70% tienen alguna fragilidad mental o social. Vueling lleva apoyando esta causa social desde el 2006.

Vueling has collaborated with Cuina Justa to preparate de Roma salad. Behind every one of Cuina Justa’s healthy, home-made, fair trade products are 230 workers, 70% of whom are mentally or socially challenged. Vueling has been supporting this cause since 2006.

Cuando leí lo de “fragilidad mental o social” me hirió. Primero pensé que era un intento de usar el término más políticamente correcto y que se habían pasado porque vamos, sonar suena super hiriente. Después pensé que a lo mejor lo habían traducido muy literalmente del inglés, pero tampoco porque mentally or socially challeged sería como “desafío mental o social”.

¡¡Guauu!! FRAGILIDAD MENTAL…A partir de ahí….revuelo de neuronas y de esquemas mentales….palabras relacionadas…sinónimos…y sentimientos que se reflejan, más o menos, en este esquema.

ImagenSi me dan a elegir prefiero tener un desafío a una fragilidad. Un desafío es algo que puedes superar, algo que puedes vencer. Implica superación, constancia, capacidad, lucha, tener un objetivo claro, ir a por lo que buscas, trabajar por lo que quieres y poder lograr lo que deseas. Es una oportunidad para ganar autoestima, para mejor la autoimagen y para celebrar lo logrado. Pero…fragilidad mental; me parece tan negativo, tan….lastre! Me suena a paternalismo, a pobricito, a miedo, a deja que tu no sabes…lo curioso es que la propia empresa (Cuina Justa) que integra y contrata a estos trabajadores se refiere a ellos con ese término; lo cual parece muy contradictorio. Para nada creo que quieran dar esa imagen, y no se si habrá algo positivo en el fondo de ese término.  Yo no he sido capaz de encontrarlo.

Sinceramente, no entiendo porqué no han usado términos como DIVERSIDAD FUNCIONAL O DIVERSIDAD FUNCIONAL COGNITIVA. No se si son conceptos difíciles de entender por la sociedad o si no  resultan comercialmente hablando. Pero si son más realistas e indoloros; porque no señala a nadie como un ser más delicado que otro y refleja que hay maneras de funcionar, y de vivir en este mundo, tan diversas como humanos lo habitan, todas ellas igual de válidas. Creo que alguien que se levanta cada mañana para sacar adelante su trabajo dando lo mejor de sí, no debe ser identificado como alguien frágil. –

De fragilidades, miedos y de leones estamos todos llenos. De nosotros depende  convertirlos en desafíos que superar y a partir de los cuales crecer; cada uno con nuestra forma de funcionar, de vivir y de entender el mundo.

¿Qué términos utilizaríais vosotros?

 

 

Anuncios

La calle de la Ocupación

Hace poco la vida me dio la oportunidad de vivir en Cambridge (Reino Unido) por unos cuantos meses y, al fin y al cabo, el poder disfrutar de una maravillosa ciudad y conocer a un montón de gente increíble de diferentes puntos del planeta.

Durante mi estancia allí pasé por casualidad al lado de la Occupation Road (Calle de la Ocupación). La foto, como Terapeuta Ocupacional que soy, era inevitable…

Al igual que lo era la pregunta de: ¿qué es lo que llevó a ponerle este nombre a esta calle? Intrigada, intenté averiguarlo… sin éxito. Aunque si me dejo llevar por la lógica, imagino que se debe, tristemente, a alguna ocupación militar o a algo por el estilo; pero desde luego no creo que mi reacción e interpretación del nombre que enmarca esa placa sea el mismo que el de la mayoría de lo mortales; lo llaman defecto profesional, creo.

Pero, ¿por qué no Ocupación desde un punto de vista ocupacional puro? A las calles siempre se les pone el nombre de personas o acontecimientos históricos importantes; o conceptos vitales para la humanidad como libertad o igualdad… ¿por qué no OCUPACIÓN si, al fin y al cabo es tan común y universal como esos dos conceptos y tan nuestra que es a lo que le dedicamos todo nuestro tiempo desde que somos lo que somos?

Nacemos para ocuparnos, vivimos ocupados…somos dueños del tiempo con el que llegamos establecido y responsables de como lo llenamos. Así que escogí OCCUPATION ROAD como nombre para este blog, como reconocimiento virtual de nuestra naturaleza, como reivindicación de nuestra herramienta de trabajo y porque es común a todos los Terapeutas Ocupacionales trabajen con quien trabajen.

Bienvenido a tu calle, Terapeuta Ocupacional, probablemente este sea el callejero por el que nos movamos. Siento si no está del todo completo…esta ciudad imaginaria es muy compleja.